X, Ti West, 2022

X es un placer tan inmenso que me dio algo más de hora y media tan buenas que sé que en algún momento lo pagaré. Sé que para compensar tanta diversión, hay una inmensa mierda que me pondrá de muy mala leche camuflada de película inofensiva agazapada y esperando que me relaje.

Porque X es una película de terror cojonudamente buena y divertida que se mira en Tobe Hopper, Tourist Trap y todas esas películas de terror con cabrón del campo y urbanitas pasándolo mal. Una estética que no suena a refrito y unas ganas de hacerlo pasa bien / mal con buenos personajes, buena historia, buenos efectos y toneladas de amor por el género.

Ah, y Brittany Snow está para ponerle un quiosco de pipas en la Gran Vía.













Postdata con algún posible destripe del argumento.
¿Es impresión mía o hay algo de coña en la película con esa idea que se le ocurrió a alguien del elevated terror para las producciones de A24? Ya sabéis, esa sensación con algunas películas de terror recientes donde hay cierta presunción, incluso diría que desprecio, por el género. Ese 'yo no hago terror, yo hago arte' (que no sé si todo esto del elevated terror nació en A24, en los directores de películas como Hereditary o Babadook o es un bulo de sus detractores). Todas esas ínfulas del joven director de cine queriendo hacer una buena película porno y que su muerte sea una de las más explícitas y grotescas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un repaso a las lecturas del año 2021

No es lo más del 2021, pero sí lo más destacado

Cine de animadoras. Parte II de unas cuantas