Entradas

My bloody Valentine, George Mihalka, 1981

Imagen
My bloody Valentine es un muy divertido slasher de principios de los ochenta cuando el subgénero todavía no se había sobreexplotado y los códigos (que acabarían degenerando en clichés) todavía se estaban creando. Pueblo pequeño, leyenda negra, desobediencia, asesinatos con objetos punzantes y hora y media de mucha diversión y ese innegable encanto que tiene el subgénero. Lo que más me ha gustado de esta película más allá de las muertes más o menos creativas, de lo realmente icónico de su asesino enmascarado o de lo odioso que resultan algunos de los personajes (¿por qué tiene que existir el gracioso en todo grupo sean campistas, estudiantes, bailarines o mineros? Sí, ya me sé la teoría de The Cabin of the Woods , pero, de verdad, es el personaje que más deseo que muera, sufra y se ceben), es su ambientación. Un pueblo minero donde no hay nada más que un bar con el típico viejo loco que amenaza. Donde las noches se pasan en desguaces calentando la cena en el motor. Donde los bailes se h

Riot in Cell Block 11, Don Siegel, 1954

Imagen

The money trap, Burt Kennedy, 1965

Imagen
Lo que más me gusta de The money trap es su ambiente vulgar repleto de personajes a los que la vida y los sueños les viene grande. La trama es más o menos convencional, pero tiene mucha gracia al reflejar las trampas de la vida perfecta más típica (ya sabés, la casa con piscina, la piscina con esposa más joven y rica, etcétera) y los estragos de la edad en las masculinidades frágiles (eso que tu esposa tenga más dinero que tú, un antiguo amor que ha envejecido y, por tanto, tú también). Y esas casas enormes y preciosas que ocultan droga, el poli integro que oculta un corrupto a la mínima oportunidad, esos médicos quizá no tan respetables.

Crónica de (otro) Sant Jordi, primero normal de la era Post-Covid

Imagen
Los que me leen desde hace años saben que una de las pocas tradiciones que sigo es la de hacer una pequeña crónica de cómo ha ido Sant Jordi. Para lo que no lo sepan, trabajo (y, para mi condena, soy) librero y cada abril, cual Átila cruzando los Alpes hasta las cejas de setas alucinógenas, llega el día de Sant Jordi con sus rosas, sus paradas de libros en la calle, su descuento, sus listas de libros mediocres más vendidos, sus libreros quejosos, autores que solo buscan que alguien les hagan mimitos, colas interminables y toneladas de cansando. Vamos, un buen día. Todos los preparativos no, pero el día en sí, es realmente bonito. Si queréis leer las anteriores las podéis encontrar repartidas entre dos de mis abandonados blogs, pero siempre con posibilidades de resucitar si la pereza, esa amante cruel, me libera de sus tentáculos. Aquí y aquí . Este Sant Jordi era especial. El año anterior no pudo celebrarse por aquello de estar en casa encerrados por un virus (¿os suena?) y en julio s

La decente, Álvaro Saenz de Heredia, 1971

Imagen
Ésta será una de mis imágenes cinematográficas del año: la maravillosa Josele Román convertida en (im)perfecta coartada de un superado López Vázquez. La decente (Sáenz de Heredia, 1971) es una divertida comedia de enredo que se beneficia del texto de Miguel Mihura y de un reparto de lujo empezando por los mencionado, Alfredo Landa, Concha Velasco o la inmensa Julia Caba Alba, una de las mejores actrices de la historia y que debería salir en todas las películas para hacerlas mejores. Se suele hablar de la comedia de esa época con arraigo popular de forma despectiva (españolada, por ejemplo), pero no tiene nada que envidiar a lo que Funes hacía en Francia, Sordi en Italia o Lemon y Matthau en La extraña pareja (la verdad, La decente en particular y toda la obra de Miguel Mihura en general no tiene nada que envidiar a la obra de Neil Simon; más aún, creo que es bastante mejor). Tendrá sus peros (esos trinos de pájaros casi todo el rato como banda sonora provoca unos fuertes instintos ho

Espacios bondianos

Imagen
Goldfinger , Guy Hamilton, 1964 Fotografía: Ted Moore Dirección artística: Peter Murton