Entradas

Red Eyes, Wes Craven 2005

Imagen
Descontando los títulos de crédito finales, 76 minutos. Lo que viene a ser una serie B de toda la vida; rodada con oficio, directa y al grano, sin florituras, divertida y terriblemente entretenida. ¿Qué se olvida pronto y no sorprende mucho? Sí, ¿y qué? Prefiero la honestidad de un cine modesto, bien hecho y sin más pretensión que el tenerte ochenta minutos mirando y pasándolo bien, que la nueva obra maestra definitiva semanal.
Además, siempre es muy divertido ver a tipos condescendientes que contraponen la "lógica masculina" a los "dilemas emocionales femeninos" y juegan a ser el lobo feroz recibir una paliza de la caperucita de turno. Y si esta es Rachel McAdams, pues mejor.





The naked kiss, Samuel Fuller, 1964

Imagen
The naked kiss tiene uno de los inicios más fuertes, directos, crudos y mejores de la historia del cine. Un principio que abre un puñado infinito de interrogantes y que hace que el espectador necesite ver más e intente imaginar hacia dónde conducirá esta historia. La genialidad es que lo que viene a continuación no tiene nada que ver con las expectativas que te habías creado. Fuller dinamita cualquier idea preconcebida gracias a su brutales tres primeros minutos. Alguien empieza así una película y me tiene completamente ganado.¿Creías que ibas a ver un thriller? Pues toma melodrama y te callas.










Imaginaba que lo que vendría después sería una thriller, una historia de venganzas y tipos duros, pero me encuentro con un melodrama con tintes negros. Una disección de la hipocresía provinciana americana y ,por extensión del mundo occidental; es un melodrama exaltado, una película inquietante (esos niños vestidos de piratas mientras la protagonista canta entre ellos, esos planos de niñas a la c…

Book of monsters, Stewart Sparke, 2018

Imagen
Una fiesta de cumpleaños que sale mal por que alguien invoca lo que no se debe invocar y aparecen monstruos no invitados y pasa lo que pasa.Book of monsters llegó en un buen momento, justo cuando necesitaba una serie B pura y honesta, una comedia de horror en la antítesis de eso que ahora llaman "terror elevado" (o "terror para listos") y que yo dudo que exista o, si existe, es para que los listos se autojustifiquen y se busquen una excusa por estar viendo, y disfrutando, una película de terror. Pero ése es otro tema.Book of monsters es eso, una serie B terriblemente simpática que invoca el espíritu de Buffy Cazavampiros, una partida de rol con elementos lovecraftianos cuando no te has preparado nada, tienes a los jugadores delante y tiras de improvisación, algo de las comedias de miedo de los ochenta sin caer en falsas nostalgias, referencias múltiples que no ahogan el relato y litros de sangre, gore y, sobre todo, efectos especiales prácticos y tipos disfrazados …

Cine de animadoras. Parte III de alguna más

Imagen
Seguimos con las animadoras. Porque alguien tiene que verlas que para algo se hicieron.
Bring it on. All or nothing, Steve Rash, 2006
Tercera entrega de las franquicia que en el año 2000 inició el Godzilla del cine de animadoras Bring it on. Tras el desastre de la feísima segunda parte, con All or nothing se intenta recuperar de verdad el espíritu (y el color) de la primera parte. Y lo consigue. O casi. A medias. A ver, sigue sin ser una buena película, pero es mucho mejor que su segunda parte (no era difícil, la versión que rodé con diez años de King Kong con un solo actor haciendo todos los papeles es mejor), pero queda lejos del encanto de la primera. Vuelve a tocar el tema de conflicto de clases y racial (la anécdota es la niña pija que se tiene que ir a estudiar a un cole público de mayoría negra y latina y, bueno, ya sabéis) y como la competición saca lo mejor de la mayoría menos de la mala porque es mala de fabrica y no hay que darle muchas vueltas. Y sale Rihanna haciendo de Rih…