The naked kiss, Samuel Fuller, 1964

The naked kiss tiene uno de los inicios más fuertes, directos, crudos y mejores de la historia del cine. Un principio que abre un puñado infinito de interrogantes y que hace que el espectador necesite ver más e intente imaginar hacia dónde conducirá esta historia. La genialidad es que lo que viene a continuación no tiene nada que ver con las expectativas que te habías creado. Fuller dinamita cualquier idea preconcebida gracias a su brutales tres primeros minutos. Alguien empieza así una película y me tiene completamente ganado.

¿Creías que ibas a ver un thriller? Pues toma melodrama y te callas.












Imaginaba que lo que vendría después sería una thriller, una historia de venganzas y tipos duros, pero me encuentro con un melodrama con tintes negros. Una disección de la hipocresía provinciana americana y ,por extensión del mundo occidental; es un melodrama exaltado, una película inquietante (esos niños vestidos de piratas mientras la protagonista canta entre ellos, esos planos de niñas a la cuerda en la calle, las fiestas repletas de hipócritas...) que de forma inmediata te lleva al Blue Velvet de Lynch o al cine de John Waters. 

Barrios y pueblos idílicos que ocultan monstruos; un subtexto moderno que otorgan a la película un aire de pesadilla. Poco importa si es más o menos melodramática o si los diálogos son artificiales o no. Todo eso, de verdad, no importa. The naked kiss se ve por la experiencia de ver cómo escarba y saca la basura y como en el año 1964 un tipo se atrevió a tocar temas de los que no se hablaba.








Una absoluta maravilla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crepúsculo (2008) - Un repaso a toda la saga. Parte 1. Ni yo sé por qué lo hago.

Crepúsculo III. Eclipse. Un repaso a toda la saga o ¿seguro que esto no es denunciable?

Ciclo Carmilla. Parte 1 de 2 o 3, todavía no lo tengo claro